blog-hd

Conoce de Salud

¿Qué comen los veganos? Mitos y realidades

21/07/2020 10:48:47 AM / por Plan Seguro

En ocasiones se dicen muchas cosas ciertas y falsas respecto a los diferentes tipos de dietas que existen. Por eso, en este artículo te hablamos sobre los mitos y realidades del veganismo. ¿Te interesa?

Antes que nada, recordemos que las dietas veganas son aquellas que eliminan de sus hábitos alimenticios la carne de res, el pollo y pescado, así como el huevo y los productos lácteos. Es decir, las personas veganas no consumen estos alimentos ni sus derivados.

Sin embargo, los beneficios para la salud de las dietas veganas son reconocidos por diferentes especialistas (una vez que se ha hecho una valoración general de la persona y su salud). Según investigaciones hechas por especialistas de la Facultad de Ciencias de la Salud, de la Universidad San Sebastián en Chile, estas dietas pueden favorecer

aspectos relacionados con el peso corporal e intervenir de manera positiva para reducir los riesgos de desarrollar enfermedades crónicas.

2873035

Mitos y realidades de la comida vegana

No se consumen ácidos grasos

Esto es falso, ya que por ejemplo, el omega 3 (un ácido graso que el cuerpo humano no produce pero que forma parte de las membranas celulares) se puede encontrar y consumir a través de nueces, almendras o aceites vegetales.

El hierro que aporta una dieta vegana no es el requerido por el cuerpo

Estas dietas contienen tanto o más hierro que las dietas omnívoras, esto según la National Diet and Nutrition Survey del Reino Unido19, la cual mostró que una dieta vegana o vegetariana no se asociaba con una ingesta de hierro total o inferior a la media.

Insuficiente ingesta de zinc

También se dice que las dietas veganas podrían estar relacionadas con una deficiencia de zinc, sin embargo, los derivados de la soya, legumbres, cereales, semillas y nueces, son buenas fuentes de zinc.

Otros datos de interés sobre las dietas veganas

  • Los veganos pueden tener un menor índice de masa corporal, lo cual hasta cierto grado significa un menor riesgo de obesidad. Toma en consideración que las dietas vegetarianas y veganas se caracterizan por una baja densidad energética, con un aumento de fibra dietética y una baja cantidad de grasas saturadas.
  • La densidad mineral ósea de una persona que sigue dietas veganas y vegetarianas es menor en un 4% (en promedio). Esto llega a considerarse como un riesgo relativo de presentar fracturas en los huesos.
  • En los hogares de México casi el 40% del gasto en alimentos y bebidas se concentra en productos de origen animal (Greenpeace). Por lo que incorporar dietas veganas en determinadas ocasiones podría ser un respiro para la economía familiar. 

Si te interesa incorporar una dieta vegana a tus hábitos alimenticios, te recomendamos:

  • Hacer una transición gradual, es decir, aumenta semanalmente la cantidad de comidas sin carne que ya disfrutes e incluye verduras como espinacas, col y acelgas.
  • Reemplaza alimentos, toma en cuenta el aporte energético que necesitas (esto debes hacerlo con un especialista) y comienza a incorporar nuevos ingredientes.
  • Crea platillos diversos, pues entre más variedad tenga tu dieta, más posibilidades tendrás de satisfacer todas tus necesidades nutricionales.

En muchas ocasiones, la opinión de las personas respecto a un tipo de dieta u otro se limita únicamente a un conocimiento popular (alguien me comentó o cierta persona me dijo), y no considera lo que un especialista de la salud pudiera recomendar.

Antes de incorporar o modificar cualquier hábito en tu alimentación siempre será necesario contar con la asesoría de un especialista (endocrinólogo o nutriólogo). En Plan Seguro tenemos planes que te permiten acceder a citas con médicos especializados pagando únicamente un porcentaje de la consulta. ¡Te cuidamos en cada etapa de tu vida!

Fuente:

Temas: Salud

Plan Seguro

Escrito por Plan Seguro

    Agentes
    Nueva llamada a la acción
    Nueva llamada a la acción
    Cuidado de la salud para un bienestar familiar
    Seguros de Salud y Gastos Médicos Mayores en México